¿Eres consciente de la calidad y beneficios para la piel de los productos que usas?


A diario, en los medios de comunicación (tanto en la televisión, radio, como en las redes sociales) se emite información de productos cosméticos para el cuidado de nuestra piel. Pero alguna vez te has preguntado, ¿qué componentes tienen dichos productos, cómo ejercen su efecto beneficioso o si son aptos para todo tipo de piel?


Basados en estas preguntas, queremos aclararte que en la fabricación del maquillaje se utilizan una gran cantidad de ingredientes químicos como son: agua, emulsionantes, conservantes, espesantes, emolientes, pigmentos, brillos y fragancias; y que de la calidad y cantidad que se use de cada uno de estos componentes, va a depender el efecto favorable o perjudicial que dicho producto tenga en nuestra piel.


Adicional, a estos elementos químicos (base del maquillaje), a algunos de ellos y según su propósito, se le adicionan también principios activos que ejercen otros efectos en la piel, tales como hidratación, humectación, antienvejecimiento, aporte de vitaminas, efecto antioxidante, calmante, antiinflamatorio, matificante, despigmentante, fotoprotector, entre otras.


Teniendo en cuenta lo anterior, se evidencia que elaborar un maquillaje de alta calidad, en donde se conserven las proporciones adecuadas de cada uno de estos componentes y se tengan claros sus objetivos para el paciente, se requiere de un apoyo científico especializado, en este caso de dermatólogos, que avalen sus beneficios y garanticen la seguridad de su uso; así como la realización de múltiples estudios y certificaciones científicas, que respalden el impacto que dicho cosmético tendrá en la piel de los pacientes; características que tanto el Polvo Compacto, como el Agua Micelar y el Protector Labial de MEIK, cumplen.


Por último, basado en esta información, queremos hacerte una invitación a que seas muy crítica frente la publicidad por la que nos vemos invadidos a diario, a ser muy selectiva ante los productos que usas teniendo en cuenta los componentes de los mismos y corrobora los beneficios que le darán a tu piel.


Finalmente, a hacer una transición gradual y consciente de los cosméticos comerciales que usas, a un maquillaje dermatológicamente avalado y recomendado, con la plena seguridad de saber que a futuro TU PIEL te lo va a agradecer porque vas a disminuir el riesgo de alergias o irritaciones y le vas a aportar beneficios adicionales a tu rostro.

22 vistas0 comentarios