Mujer: ¿Sabes cuáles son los cuidados que necesita tu piel según la edad?



Hoy en día, más que nunca, debido al estrés y al ritmo de vida que llevamos, es imperioso darle un cuidado especial a nuestra piel desde que somos jóvenes.

Cuidar nuestra piel desde temprana edad, nos ayuda a disminuir los signos prematuros de la misma tales como las líneas de expresión, la flacidez, la falta de luminosidad, entre otros.


Es necesario hacer una salvedad y es que la piel de la mujer es diferente a la del hombre. La piel masculina, tanto en la cara como en el cuerpo, tiene una composición diferente a la de la piel femenina y tiene que ser tratada de un modo distinto. En consecuencia, los hombres y las mujeres se benefician de un enfoque personalizado del cuidado cutáneo para ayudar a que su piel sea sana y lo más natural posible. Factores hormonales determinan las características femeninas de la piel de la mujer y le confieren una estructura diferente en relación con la piel masculina. Si bien la piel de cada mujer es única, en general la piel femenina, tanto en la cara como en el cuerpo, es más delgada, menos grasa y envejece de manera diferente. En promedio, la piel femenina es alrededor de un 20% menos gruesa que la masculina, contiene menos colágeno y tiende a la flacidez de forma más acelerada.


Es fundamental a cualquier edad, después de los 6 meses de vida, bloquear el efecto que hacen los rayos del sol en nuestra piel. Estarás cansada de escuchar sobre el protector solar, sin embargo, nosotros no dejaremos de decirte que debes aplicártelo a diario. Este elemento es el mejor producto estético, por no decir que es el mejor ANTIARRUGAS que actúa contra el envejecimiento y los efectos del sol, y debe aplicarse varias veces al día independiente de la edad que tengamos, teniendo en cuenta que si cogemos este hábito desde pequeños, estaremos ahorrándonos AÑOS de daños en nuestra piel (combínalo con comida saludable y ejercicio y tu piel te lo agradecerá toda la vida).


TIPS DE CUIDADOS FACIALES SEGÚN LA EDAD


El primer paso es limpiar la piel, idealmente desde los 14 años con Agua Micelar Meik, sobre todo en chicas que ya utilizan maquillaje. Así, eliminamos la suciedad, toxinas y restos de maquillaje, y además, es importante porque favorece la efectividad de los demás productos que se utilicen para el cuidado de la piel.


Te recomendamos exfoliar la piel 1 o 2 veces por semana. Ésta debe ser acorde a ella ya que hay varias formar de hacerlo y cada una cubre diferentes necesidades. Por ejemplo, en el caso de las pieles grasas, éstas se exfolian cada 10 días porque a mayor fricción sobre la piel, se estimulan más las glándulas sebáceas y se genera más sebo. Si se trata de una piel sensible, se debe tener cuidado de no generar irritación y sensibilidad, que puede pasar si se desconoce cómo utilizar el producto exfoliante.


Para mujeres de entre 14 y 23 años


En los primeros años de juventud se recomiendan hidratantes, en general, reguladores de sebo, ya que es una edad en la cual se aumenta la producción de grasa en la piel; un contorno de ojos suave; y SIEMPRE el uso del protector solar después del hidratante de día.


Para mujeres a partir de los 24 años


Aunque no sea visible, a esta edad comenzamos con las primeras disfunciones de la piel como la falta de energía, pérdida de agua, las defensas naturales de la piel comienzan sus primeros pasos a la degradación y se presentan en las líneas de expresión, marcas de fatiga en el área de los ojos y falta de luminosidad en la piel.

Para esta edad debemos comenzar los tratamientos anti-arrugas, los cuales algunas se niegan a utilizar porque creen que este tipo de productos son para personas mayores o lo dejan para cuando ya están los problemas instalados.


Si bien depende de cada caso en participar, para las pieles jóvenes entre los 24 y 35 años de edad, se suele recomendar un tratamiento de día y de noche para el rostro y los ojos, que garanticen la corrección de las líneas de expresión, den hidratación, aporten vitalidad y que estimulen a las funciones naturales de la piel, para evitar el envejecimiento prematuro. Así mismo, es fundamental el uso del protector solar como lo dijimos anteriormente.